"Buscamos llenar el vacío de nuestra individualidad y por un breve momento disfrutamos de la ilusión de estar completos. Pero es sólo una ilusión: el amor une y después divide"

domingo, 12 de septiembre de 2010

Ventanas al alma y al exterior.
Las cosas se descubren por sí solas ante nuestros ojos, es ahí cuando caemos en la realidad de las cosas, de nuestras palabras y actos. De todo.
Las cosas claras lastiman, hieren y levantan cual rascacielos el orgullo, nos hacen entender nuestro entorno, las decepciones y alegrías fugaces. Los amores efímeros y los engaños.
O como la realidad golpea nuestra propia visión, nada es como parece. Todo es corruptible.
Amistades, ideales, amores, engaños, ser, personas y humanidad. Todo es absolutamente corruptible.
Por eso levanto mi mano y mi mente, con orgullo y juro por ellas que soy fiel solamente a mí misma.
Dicho esto mi ser se tranquiliza y vuelve a su visión natural, pero sabiendo que no hay nada seguro, salvo yo mismo. No hay secretos, ni verdades a medias, si me miento a mí mismo, no soy nada, por lo tanto repito fuerte y alto nuevamente:
"Juro fidelidad a mí misma"
Dicho esto, comienzo a renacer..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada