"Buscamos llenar el vacío de nuestra individualidad y por un breve momento disfrutamos de la ilusión de estar completos. Pero es sólo una ilusión: el amor une y después divide"

miércoles, 3 de marzo de 2010

Ya no parecen lágrimas. Parecen anclas, que me unden cada vez más y más. Son cada vez más pesadas por todo el sufrimiento que llevan consigo. Solo quiero que esto termine, no lo soportaría una noche más. Ya no sé si la vida es larga o corta. Ya no sé si el médico me dice la verdad. Ya no sé qué pasará al despertar. Ya no sé si despertaré. Ya no sé.. no sé si pasaré de esta noche. Tomo mi abrigo , el que me acompañó en cada amanecer camino al trabajo. Mi bufanda, esa que me trajo suerte, supongo - tampoco quiero pensar lo contrario, no tengo lugar para otra decepción -. Guantes. Botas. Paraguas ? Para qué ? Solo quiero sentir la lluovia deslizarse por mi cara, y sentir , que mi niño interior me araña las entrañas por salir. Salgo al vestíbulo. Hecho un vistazo hacía cada lado. Ni un alma en vela se atreve al chaparrón que inunda las calles de la antigua Barcelona. Recorro el mismo camino que recorrí durante 40 años. Me lo sé de memoria. Miro cada baldosa con algo de nostalgia mezclado con melancolía, y me doy cuenta, que voy a extrañar este lugar.. aunque no sé si pueda extrañar. Qué será de mi cuándo mi corazón deje de palpitar ? No hay respuesta, supongo, pero sé que es y será de mi, mientras palpite. Un pobre diablo condenado a vivir a la sombra de aquel patán que me llevó a la ruina. Solo camino, ya no quiero pensar más. Me siento agitado. Disminuyo el paso y decido tomar asiento. Ya nada es igual a lo que recordaba. Ya no soy aquel señor, al que todos respetaban. Que caminaba inspirando respeto y admiración. Ya no camino con una dama del brazo. Ya no soy como antes. Ahora, solo soy un pobre tipo, avejentado por los hechos, y destruído internamente. Con problemas de salud muy graves, migraña crónica de tanto pensar. Solitario, ya nadie quiere de mi companía. Yo supongo que tampoco quiero , pero a veces, la necesito . Solo soy un pobre tipo, tal cual me lo han dicho. La gente ahora me da limosna cuando me ve. Doy lástima. Me doy lástima. Ella ya no quiere verme, dice que nunca la amé. Pobre tonta ! Si supiera un cuarto de lo que yo la quise.. nunca se lo demostré, lo sé, pero .. ella me hizo revivir,y ahora ? Ahora no está. Siento un ruido a mi espalda que me hizo girar bruscamente, y admito, me dio palpitaciones. Já ! Inconcientemente, me senté al portal de su entrada. Esa casa de línes frescas, color blanco y ventanas grises por el hollín, en donde tantas tardes pasé a su lado. Ahora me suena a infierno. Pero la verdad, es que me encantaría tener el valor de tocar a la puerta, mirarla a los ojos y.. decirle todo lo que siento. Me podría ir tranquilo a descansar en paz. El final se acerca, lo siento lento, demoledor. Sin pensarlo, toco a la puerta. Siento sus pasos. Escalofrío. " Quién es ? ". No me atreví a contestar, me quedé helado al oír su voz. Atiné a balbucear algo, pero fue en vano, sentí que me ahogaba y un golpe en el pecho me hizo estremecer. Sentí que lentamente me desplomaba. Me tumbé contra una columna del pórtico. Al oír el estruendoso golpe, ella salió. Ya no podía ver con claridad, y la lluvia me impedía bastante reconocer formas. Pero a ella la reconocí al instante. Un aturdidor zumbido tronaba en mi oído derecho. Sentía como la sangre aparecía. No podía ver. No podía oír. Pero si, sentir. Sentí sus cálidas manos sujetarme el rostro firmemente. Solo alcancé a decir dos palabras, antes de que mi corazón se frenará totalmente. La sentía con pánico, sin saber cómo reaccionar, y no la culpo. Sentía sus manos golpearme lentamente el rostro. Tal vez lo hacía con fuerza, pero yo sentía todo a una velocidad distinta. Abrí los ojos con las últimas fuerzas. La miré. Hermosa, como si fuera ayer cuando estábamos en el altar. " Te amo ". Lo último en mi lista, antes de irme .



( aplausos, y muchísimos amiga )
@ Vaginarias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada